Pude sentir la sangre apresurándose a mi cabeza. La cara roja, los párpados bien abiertos. Mi corazón rompiendo todos los compromisos que había hecho con mi mente.