Entre otras cosas —le confesó—, aún tengo tu cepillo de dientes.